9/3/08

VINO DE BAJA GRADUACIÓN


Novedad mundial: un vino con la mitad de alcohol.


La bodega Casa de la Ermita sacará al mercado en abril un vino con 6,5 grados alcohólicos, la mitad que un vino clásico.


Bodegas y Viñedos Casa de la Ermita lanzará al mercado el próximo mes de abril ‘Altos de la Ermita’ un vino de baja graduación que ha sido calificado por el consejero delegado de la compañía con sede en Jumilla, Pedro Martínez, como de novedad mundial. El vino tendrá 6,5 grados, la mitad de contenido alcohólico que un vino clásico. De esta manera, la compañía murciana muestra su inquietud por satisfacer los nuevos hábitos de consumo.
Martínez ha señalado que se trata de un “vino de contenido alcohólico reducido mediante desalcohlización parcial”, porque no se puede llamar vino al tener menos de 9 grados de alcohol. Además, ha insistido en que no se trata de un simple experimento, sino de una realidad que esperan tenga buena acogida en el mercado.
‘Altos de la Ermita’ está elaborado con un 99,9% de vino, por lo que guarda todas las características organolépticas y sensoriales de aroma, cuerpo y sabor de un vino clásico, por lo que no tiene nada que ver con otras experiencias anteriores llevadas a cabo por otras firmas que pretendían elaborar un vino sin nada de alcohol, ya que estos otros productos “no recuerdan la sensación del vino”.
Para el presidente de la Unión de Asociaciones Españolas de Sumillers (UAES), Juan Muñoz, este vino es un producto “excelente, excepcional”, ya que “si nos hubieran puesto este vino junto a otros dos de 13 grados, la mayoría no habría percibido la diferencia”.
Respecto al proceso de elaboración, Pedro Martínez ha explicado que han conseguido, mediante estrés hídrico, que la planta deje de producir azúcares varias horas al día durante la época de maduración. Por ello la evolución de los azúcares en la uva es menor que en el cultivo clásico y se vendimian con menos graduación de la habitual -del 9 al 12% de azúcar baumé frente al 13/14% habitual-.
También en el proceso de elaboración se provocan grandes cambios de temperatura de hasta 15 grados en menos de tres horas que llevan a las levaduras a ser ineficaces y parte de los azúcares que hay en el mosto se pierden, pero no se transforman en alcohol. "Hemos seleccionado además levaduras de baja eficiencia", así se logra que una parte de los azúcares no se transformen en alcohol, y al final se procede a un "ligero ajuste" del producto final mediante un sistema físico de separación de unos tres a seis grados de alcohol al final de la fermentación y paso por barrica y antes del embotellado.
Altos de la Ermita’ está elaborado con las variedades Monastrell, Petit Verdot y Tempranillo y tendrá una producción inicial de 700.000 botellas

No hay comentarios:

Entradas populares